LA REVISTA QUE SALVA AL HOMBRE

Su vida fue una epopeya dramática de principio a fin. Protagonizó una historia teñida
de lucidez, glamour, fama y fortuna que concluyó prematuramente en condiciones trágicas. A 25 años de su muerte (el 24 de noviembre) y 70 de su nacimiento, echaremos un vistazo a la fascinante vida de uno de los artistas más admirados de todos los tiempos.

Por: Alberto Ortega Gurza


Página

Brian May presentó a Freddie con su amiga Mary Austin, de 19 años. Se enamoraron a primera vista y sostuvieron un romance sustentado en un profundo vínculo espiritual. La orientación sexual de Freddie fue una fuente de divergencia que generó problemas irreversibles entre la pareja. Tras seis años de relación, el amor se convirtió en un incendio; Mary se dio por vencida y el idilio llegó a su fin. Inconsolable, Freddie le dedicó Love of my life, considerada por muchos como la canción más sublime y desgarradora de rompimiento jamás escrita. El vínculo mutó a una amistad entrañable que perduró hasta el final.

QUEEN
Desde que integraron la banda, los músicos estaban muy conscientes de que su talento, por sí solo, no los llevaría a ninguna parte. Por eso se trazaron metas altas e hicieron de Queen el centro de su existencia. Con duración de hasta 14 horas ininterrumpidas, los ensayos eran sesiones maratónicas de pasión creadora que a lo largo de los tres años subsiguientes rompieron la barrera de las famosas 10,000 horas requeridas para alcanzar el nivel de excelencia en una actividad.
Los cuatro cimentaron una relación en la que los ingredientes más valiosos eran la unidad, la aprobación y el respeto. Habiendo encontrado su fórmula musical, en el verano de 1973 lanzaron su álbum homónimo: Queen.
Su siguiente producción, Queen II, produjo euforia a lo largo del Reino Unido. Más adelante, el sencillo “Killer Queen”, del álbum Sheer Heart Attack, extendió la fama del cuarteto hasta Estados Unidos. La primera frase de la canción, “She keeps Moët et Chandon in her pretty cabinet”, potenció las ventas de ese champán a niveles históricos.
El hecho de provenir de Tanzania, un país ubicado entre Kenia, Uganda y el Congo, a Freddie le resultaba sumamente vergonzoso, por lo que siempre se mantuvo herméticamente reservado respecto a su origen. Sus raíces e identidad se quedaron en el pasado. Para todos los efectos él era Freddie Mercury, el cantante de Queen. Lo demás no existía.

BOHEMIAN RHAPSODY
PIEDRA ANGULAR DE UNA NUEVA ERA
El 31 de octubre de 1975 Queen lanzó Bohemian Rhapsody, su obra maestra. Esta canción épica de estilo indefinible no se apegaba a ninguna fórmula conocida. Su producción combina más de 180 overdubs vocales y les tomó 70 horas grabar la parte operística. Freddie utilizó el mismo piano con el que Paul McCartney grabó Hey Jude con The Beatles. La canción de seis minutos se convirtió en el tema emblemático de Queen y definió una nueva era en la historia de la música.
“Cuando Freddie nos estaba mostrando su composición—recuerda Brian May— de pronto dio un estridente pianazo y emocionadísimo exclamó: ¡Aquí empieza la ópera! ‘I see a little silhouette of a man, Scaramouche! Scaramouche! Will you do the Fandango’”. Ese fue su primer sencillo en el puesto número uno, y el álbum A Night at the Opera permaneció en las listas durante 56 semanas consecutivas. En el cenit de sus poderes creativos, irrefrenables, los músicos produjeron el disco A Day at the Races, que los consolidó como superestrellas con la capacidad económica para pagar mansiones y aviones privados de contado. Para titular estos albumes, Freddie, un amante del cine, tomó los nombres de dos películas consecutivas de los famosos comediantes Los hermanos Marx.

THE CHAMPIONS OF THE WORLD
En esos años ningún concierto tenía más demanda que los de Queen. Los boletos volaban en cuanto se ponían a la venta, todos querían ver en vivo a Freddie, Brian, Roger y John.
Al finalizar una presentación en Stafford sucedió algo que marcó la carrera de la banda: en lugar de los acostumbrados aplausos, el público tuvo la iniciativa de dedicarle a Queen la canción You’ll Never Walk Alone cantando al unísono y acompañándose de aplausos y stomping (los pies golpeando el piso). Ese inesperado detalle conmovió profundamente a los músicos.
Con altas dosis de adrenalina y trepidantes emociones por su ascenso vertiginoso, los integrantes decidieron corresponder a sus seguidores con una muestra de agradecimiento.
En cuanto llegaron al hotel, Brian May compuso We Will Rock You, una canción en la que la voz a capela sería acompañada únicamente por un ritmo constante de aplausos y stomping, tal y como lo hicieron sus fans aquella noche. Fue un gesto de reciprocidad metafórica: a sus fans que les decían “You’ll Never Walk Alone”, o sea, “siempre los apoyaremos”, ellos les respondían con la promesa: “We Will Rock You”.
Esa misma noche, para dejar constancia del día que sintieron haber alcanzado la cima del mundo, Freddie escribió We Are the Champions.
“Ustedes —refiriéndose a su inmensa legión de admiradores— me trajeron fama y fortuna y todo lo que viene con ellas; y se los agradezco. Pero no ha sido un lecho de rosas ni un viaje de placer, más bien lo considero como un reto frente a la raza humana, y no voy a perder”.
El coro fue compuesto pensando en que la audiencia pudiera cantarlo con ellos y mecerse al ritmo, para generar un ambiente de unidad. Para que ambas canciones permanecieran juntas en la memoria colectiva, las grabaron “pegadas” en su álbum News of the World, con la esperanza de que así fuesen reproducidas en la radio, una detrás de la otra. Todo salió mejor de lo esperado. Las dos composiciones alcanzaron el top 10. We Are the Champions fue adoptada como himno de los triunfadores deportivos y en una encuesta mundial (Sony Ericsson) fue elegida como la canción favorita de la humanidad. Un estudio reciente de la Universidad de Saint Andrews revela que We Will Rock You es la canción más pegajosa que existe. El hecho de que dos de los himnos más reconocidos del rock aparezcan ligados en un mismo disco es algo inusitado en la historia discográfica.

fredy-mercury-novia.jpg

Freddie Mercury fotografiado en 1977 coin su entonces novia y posteriormente amiga y heredera Mary Austin.

Página
CATEGORÍAS
Edición Actual
Síganos
¿Nos busca? Aquí nos encuentra
© 2012 Todos los derechos reservados | Diseñado por OMEGA WEB SYSTEMS