LA REVISTA QUE SALVA AL HOMBRE
Lo que ellas quieren oír

El manual de supervivencia Esquire está aquí para sacarlo de apuros.


Pasa todo el tiempo: ella está triste (quizá la echaron del trabajo, quizá se partió una uña), ella está dubitativa (quizá no sabe qué ponerse esta noche), ella está histérica (tiene razón, usted llevaba dos noches sin ir a casa) y ella necesita desesperadamente unas palabras de aliento, una respuesta sensata que le devuelva el ánimo. Mucho cuidado con lo que responde, su vida podría estar en peligro. Una cosa es lo que ella espera que usted diga y otra bien distinta es lo que usted piensa pero es mejor no expresar.

 

Escena uno: Ella tira sobre la cama la revista internacional que está leyendo y le pregunta:

“¿Qué le ven a Kesha?, a mí me parece una zorra, se pasa la vida hablando de sus experiencias sexuales y de su capacidad para calcular, a primera vista, el tamaño del pito de un tipo. ¿No es una zorra?”.

Respuestas sensatas:

A. ¿Quién es esa Kesha?

B. ¡Un putón, mi vida!

C. Y su música es peor, es el colmo que la saquen en las revistas.

Lo que pensó, pero no dirá:

Si te movieras como Kesha y supieras lo que ella sabe, no estaríamos leyendo revisticas en la cama, ¡ja!

 

Escena dos. Ella le cuenta desconsolada que acaban de ascender a la “bruja esa” que le cae tan mal, y que desde mañana será su jefa. “¿No te parece una canallada?”. 

Respuestas sensatas:

A. ¡El mundo está mal, muy mal, qué injusticia!

B. Eso siempre pasa, tranquila, seguro que ese ascenso tan vertical lo consiguió por andar horizontal con el gerente.

C. Renuncia, cariño, tienes todo mi apoyo.

Lo que pensó, pero no dirá: 

¿Cuál ‘bruja’? Tiene tres posgrados, habla mandarín y está muy buena. Yo también la habría ascendido.

 

Escena tres: La selección Colombia está jugando un partido decisivo para su clasificación al Mundial de Brasil 2014, y ella de repente quiere hablar, está triste porque su amiga ‘Nata’, la que vive en París, se acaba de divorciar.

“Ay, pobre Nata, con lo buena que es y esos cacharros que le pasan, ¿no te parece?”.

Respuestas sensatas: 

A. Sí, corazón, Nata es una bacana, pero seguro que saldrá fortalecida de todo esto.

B. Citica, Natica. 

C. Ahora nos comunicamos con ella por Skype y le damos todo nuestro apoyo.

Lo que pensó, pero no dirá: 

Así es la vida, nada es para siempre, ¿será que podemos hablar después del partido? Seguro que Nata no dejaba que su marido viera el fútbol en paz.

 

Escena cuatro: Llevan cinco meses saliendo y ella, sollozando y con la mano sobre el abdomen le dice, “creo que estoy embarazada, ¿qué hacemos?”.

Respuestas sensatas:

A. Te lo iba a pedir de todos modos, ¿nos casamos?

B. Changos, no lo esperaba. Donde caben dos, caben tres.

C. ¡Al infinito y más allá!

Lo que pensó, pero no dirá:

Qué irresponsabilidad, el planeta está superpoblado. ¿No te estabas cuidando? ¿Eso significa que tendré que cancelar mi posgrado en Madrid? ¿Una prueba de ADN

CATEGORÍAS
Edición Actual
Síganos
¿Nos busca? Aquí nos encuentra
© 2012 Todos los derechos reservados | Diseñado por OMEGA WEB SYSTEMS