LA REVISTA QUE SALVA AL HOMBRE
Lo mejor de las máquinas

Todas han sido mejoradas y vale la pena invertir en ellas. Además, no tendrá problemas para subirlas al avión. Por: Rodney Cutler / Traducción: Sandra Morales LLano


 1. Para el pelo

Lo primero que se nota es su peso, lo que significa que cuando el potente motor de la Wahl Elite Pro hace ruido, se mantiene estable ante posibles protuberancias de la cabeza.
Vale la pena cuando se tiene la simplicidad de rasurar o recortar uno mismo las patillas, reducir a la mitad las visitas al barbero Juan, que no para de hablar y siempre sale con algún “chiste” sobre los chichones de la cabeza.

 2. Para la cara, primera parte
El Ferrari de las rasuradoras, es absolutamente elegante e innovador gracias a las vibraciones generadas por pilas que al estar supercercanas a la piel, maximizan la eficiencia del rasurado. Cuando pruebe la rasuradora Lexington Collection Fusion Power de The Art of Shaving sus colegas le parecerán de la prehistoria.
Vale la pena cuando no se quiere arriesgar a ir con Juan y que lo rasure a uno de manera casi imperceptible (pues estará enojado al ver que uno mismo se cortó el pelo). 

 3. Para la cara, segunda parte
La Braun Series 3 3060s es misericordiosa. Su peine central guía sutilmente la barba de pocos días hacia sus cuchillas, incluso si no la ha usado un rato y cuando tiene que trabajar a contracorriente.
Vale la pena cuando decide no usar el Ferrari de las rasuradoras.

 4. Para todas partes
La Philips Norelco Multigroom 7100  tiene cinco cabezas, cada una de ellas diseñada para llegar a zonas específicas: cuello, nariz, partes bajas, etcétera.
Vale la pena cuando se quiere evitar explicarle a la enfermera algún accidente “íntimo” en el hospital.

 5. Para las particularidades
Todo lo que viene en el Tweezerman Essential Grooming Kit, como las tijeras, las pinzas o el limpiador de uñas, está diseñado para ser fuerte y resistente. Y lo más impresionante es el superpoder del cortaúñas. Se va a sorprender.
Vale la pena cuando uno falta a la sesión de manicure (a menos que decida ir con Susana al spa, que es una maravilla).

 6. Para los dientes
El Philips Sonicare DiamondClean es un excelente cepillo de dientes, pero también un excelente masajeador. Sus pulsaciones hacen que uno quiera seguirse cepillando más de lo que dura la sesión de blanqueado (una de las cinco que tiene). Vale la pena cuando uno siente que el mundo lo ama.

 7. Para la cara, tercera parte
El cepillo/exfoliante Clarisonic Alpha Fit pule la piel mejor que el más intenso de los masajes faciales gracias a sus cerdas hábilmente motorizadas.
Vale la pena cuando uno no va al facial (a menos que Susana sustituya a Juan; después de todo, ella sí lo felicitó por su nuevo corte y fue discreta acerca de esa visita al hospital).

CATEGORÍAS
Edición Actual
Síganos
¿Nos busca? Aquí nos encuentra
© 2012 Todos los derechos reservados | Diseñado por OMEGA WEB SYSTEMS