LA REVISTA QUE SALVA AL HOMBRE

Ha tenido dos pasos fallidos por reinados de belleza, sueña con ser presentadora de televisión y diseñar ropa para niños, y hace poco su participación en un videoclip por poco termina en tragedia. Le han dicho que se parece a Valerie Domínguez, a Carolina Guerra y a Paulina Vega, pero, ¿para qué compararla si ella tiene su propia historia? Por: José Daniel Gómez S / Fotografías: Ricardo Pinzón Hidalgo / Styling: Charlie Carvajal 


Cuando mi director me encargó este artículo y me envió el borrador de estas páginas en PDF para que me hiciera una idea de las fotos, me escribió algo así: “Vos ya la conocés, así que no te vas a sorprender mucho”. Se equivocaba, claro, porque a pesar de haberla entrevistado anteriormente, Alejandra Consuegra es de esas mujeres que tienen el don de sorprender, siempre.

La cita es a las cinco de la tarde en un café de Chapinero. Advierto su llegada por las miradas coordinadas de todos los hombres que se dirigen a la entrada. Ahí estaba ella, una morena despampanante. La saludo, nos sentamos, pedimos un café y entretanto le pregunto por su nuevo look

—Ahora tengo el pelo oscuro, hicimos las fotos para Esquire recién hice el cambio. Fue el debut y me encantó. 

—¿Y por qué el cambio? 

—Porque soy latina y tenía que maximizar el look, ya era hora de darle un toque diferente. 

Sorprender, siempre, ya lo dije. 

Su nombre completo es Alejandra Paola Consuegra, pero quítele el Paola, ya que la hará sentirse regañada. Dígale Ale o Aleja, con confianza. Tiene 25 años, de los cuales ha pasado más de 10 en el modelaje, en donde empezó por recomendación de la fotógrafa que le hizo el shooting de sus 15. Nació en México (sus papás, costeños, estudiaron Medicina allá), pero al año y medio su mamá regresó con ella a Barranquilla, en donde estuvo hasta los 19 años. 

—No cambio mi Barranquilla por nada. Tengo los mejores recuerdos de la infancia: mi barrio, el árbol de almendras (que abríamos con piedras y las llamábamos “coquitos”), las caballerizas, el colegio y...

—¿Y qué?

—Je, je, y las porquerías que comíamos. Yo era feliz comiendo kumis con galletas Oreo. Me encanta comer.

A pesar de considerarse barranquillera, aspiró a ser Señorita Magdalena en el reinado nacional (el cual no fue su único desliz geográfico en los reinados, como se verá más adelante), aunque la experiencia no fue la mejor. “No fue chévere, fui muy inocente y se inventaron chismes de mí” (chismes que no va a discutir aquí). Sin embargo, “ese concurso sí me amplió el panorama y me permitió ver las cosas de otra manera”.

Además, empezó Diseño de Modas y Alta Costura en Barranquilla, pero sus estudios quedaron interrumpidos por el regreso a México, adonde se fue a trabajar. Luego viajó a Miami y, estando allá, vivió otro de los grandes efectos positivos que le produjo su paso, aparentemente fallido, por el concurso para Señorita Magdalena: la oportunidad de ir en representación de México (aunque quería hacerlo por Colombia) a participar en el reality show Miss Latina Universo de Telemundo, que elegía a la representante de la comunidad latina para Miss Universo. Pero había un pequeño problema: tenía que mexicanizar el acento.

—Entonces (imitando el acento), yo llegué hablando como mexicana, porque estaban buscando una chica linda que fuera de allá, y pues me lo gané así, eeeehhh. Y pues ya, cuate, cuando me dijeron que me tocaba trabajar tres meses hablando mexicano, yo dije: “noo mammmmes”. 

Pero el concurso, en el que participaron 40 chicas, no salió al aire por un inconveniente con las visas de trabajo, lo que supuso el final de su accidentada pero fructífera carrera como reina de belleza.

Después volvió a Colombia y se radicó en Bogotá para continuar su carrera como modelo y concluir sus estudios. Y así fue. Se graduó hace dos años de Diseño y Mercadeo de Moda en la Escuela Arturo Tejada y ahora está trabajando en su propia marca de ropa interior femenina (no nos quiso decir el nombre), como antesala del gran objetivo que tiene como diseñadora: crear ropa infantil.

Si hablamos de pasarelas nacionales, las conoce todas. Justo ahora se está preparando para la apertura de Colombiamoda con Leonisa. “Es un honor estar en el Victoria’s Secret colombiano”. En el exterior ha hecho fotos en Ibiza para una marca de vestidos de baño, pasó por el Mercedes Benz Fashion Week de México, estuvo en el Nextel Fashion Week en Cancún y ha producido fotos para catálogos de venta directa como Dupree.

Y seguro también la ha visto en televisión, en un comercial de Rexona o en el video del más reciente éxito del cantante vallenato Martín Elías, que por poco termina en tragedia.

“Hacía el papel de la loca porque mi novio se hablaba con la ex, entonces yo tenía que partir un vidrio. Cuando pasé por el lado, me corté la pierna, ¡y se me veía el hueso! Casi me muero. Pero saqué las técnicas de ‘minimédico’ que me enseñó mi mamá. Y hasta ahí llegó el video porque Aleja se cortó la pierna”.

Bueno, en realidad el video sí terminó de grabarse y ya está disponible en Youtube. 

Véalo, aunque no le guste el vallenato (se llama Mi ex); no se arrepentirá. Solo por ver a Alejandra habrá valido la pena. 

CATEGORÍAS
Edición Actual
Síganos
¿Nos busca? Aquí nos encuentra
© 2012 Todos los derechos reservados | Diseñado por OMEGA WEB SYSTEMS