LA REVISTA QUE SALVA AL HOMBRE
Lo que aprendimos de Kareem Abdul-Jabbar

Máximo encestador de todos los tiempos en la NBA, actor y escritor ocasional. Harlem, Nueva York. 69 años. PorMike Sager / Fotografía:Getty Images


> Siempre hay alguien que cree saberse un chiste sobre estatura que nadie había escuchado antes.

> He disfrutado esto de ser alto (2,18 metros). Puedo darme cuenta de algunas cosas antes que otras personas, esa es una ventaja. Cuando era joven y vivía en Nueva York, me paraba en la plataforma del metro y la gente siempre me preguntaba si ya venía el tren o si era el de la ruta D. Yo podía ver por encima de todos.

> Empecé a lanzar mi gancho cuando estaba en quinto grado. Mi entrenador en el colegio, Farrell Hopkins, llevaba algunos chicos a que hicieran movimientos de pívot, y ellos me mostraron el gancho ambidiestro de George Mikan.

> Bruce Lee decía que no se preocupaba por alguien que hubiera practicado diez mil patadas. Le preocupaban más aquellos que habían practicado una sola patada diez mil veces. Yo soy ese tipo de persona. Por eso mi famoso gancho era un arma mortal.

> Cuando mi entrenador de la secundaria utilizó la palabra nigger, eso destruyó toda la confianza. Él era una persona blanca que siempre decía que el racismo era estúpido. Cuando utilizó esa expresión durante un juego, estaba tratando de presionarme, pero se excedió. No era un tipo racista ni debería ser recordado como tal. Tan solo metió la pata y pagó el precio por ello. Supongo que yo también lo pagué.

> Haber crecido en un país que toleraba las leyes de Jim Crow (sobre segregación racial) me hizo acercarme a las enseñanzas del islam. El profeta Mahoma habló en contra del racismo y la esclavitud. Creo que eso es lo que más me hizo propenso a ser musulmán.

> Cuando prohibieron los clavados en la liga universitaria, sentí como si estuvieran tratando de reprimir mi juego, pero me di cuenta, casi inmediatamente, de que todos los lanzamientos en que podría clavar también podría lanzarlos sin tocar el tablero, así que no tenía que preocuparme. Sin embargo, fue extraño ver cómo toda una institución estaba cambiando sus reglas por mí. Nunca esperas ser visto como una amenaza de ese tamaño.

> El aspecto más básico del monoteísmo es bastante simple. Se supone que de eso se trata ser judío, cristiano o musulmán. Cuando le preguntaron sobre la esencia de la Torá, el maestro judío Hilel dijo: “Tratar a los demás de la misma forma en que quieres que te traten”. La forma en que los humanos fallan en poner esto en práctica es para mí algo simple y, al mismo tiempo, profundo.

> El incremento de la retórica y los crímenes de odio contra musulmanes estadounidenses y refugiados sirios es el triunfo del temor sobre los ideales. Aquellos involucrados en estos asuntos sabotean más los valores estadounidenses que los mismos terroristas.

> El agraciado juego de pies, eso es lo que se está perdiendo en el baloncesto. Ahora todos quieren hacer lanzamientos de tres puntos. ¿Por qué conformarte con dos puntos si puedes tener tres?

> Vi algunos videos de Stephen Curry entrenando. Hizo cien lanzamientos de tres puntos, de los que convirtió 94, incluyendo 77 en línea. Nunca había escuchado de algo así, es increíble.

> Es escalofriante ver cómo las enfermedades cardiacas pueden alcanzarte hoy en día. Un par de tipos con los que jugué están muertos. Caldwell Jones está muerto, también Sam Lacey y Darryl Dawkins. Darryl era diez años más joven que yo. Es muy duro, es una locura.

> ¿Qué he aprendido sobre las mujeres? Que no puedes vivir con ellas, pero tampoco sin ellas. Sí, eso es lo que he aprendido.

> ¿Ves ese trofeo de béisbol justo allí? Fue el primer trofeo que recibí en mi vida. El trofeo conmemorativo John J. Woeful, en 1959. Yo quería jugar béisbol, quería hacerlo para los Dodgers.

> La política estadounidense está alimentada por miedo y frustración. Esto ha provocado que mucha gente blanca de clase media esté buscando más un salvador que a alguien con políticas racionales y realistas. Es como pedirle al payaso que hace figuras con globos en una fiesta de niños que haga malabares con motosierras encendidas.

> El tercero de los diez libros que he escrito o coescrito era uno de historia:  Black Profiles in Courage. Lo escribí en 1996, y lo hice porque en ese tiempo no había obras que mostraran una visión completa de la historia norteamericana que tuviera en cuenta los logros de los afroamericanos. La mayoría de blancos estadounidenses no pensaban mucho en ese tema, pero para mí era muy importante.

> Ser un ícono es algo extraño, pues tú piensas en ti mismo como la misma persona normal que siempre has sido. 

> Cuando la gente conoce a alguien a quien perciben como famoso, es como si por un segundo ocurriera un cortocircuito en sus cerebros. Tienen que hacer o decir algo que casi siempre resulta raro o inapropiado.

> Las gafas de protección te hacen sentir verdaderamente cómodo cuando tienes una herida en los ojos.

> No era difícil lograr que me dieran la pelota. 

CATEGORÍAS
Edición Actual
Síganos
¿Nos busca? Aquí nos encuentra
© 2012 Todos los derechos reservados | Diseñado por OMEGA WEB SYSTEMS