LA REVISTA QUE SALVA AL HOMBRE
16 momentos con Idris Elba, el actor de Beasts of No Nation

El protagonista de The Wire y Luther, y una de las estrellas actuales en Hollywood (El libro de la selva y próximamente Star Trek: sin límites) es también DJ, músico, escritor y emprendedor, entre otras cosas. Tomando unos tragos en su nativo East End, Idris Elba reflexiona sobre los altibajos de una vida bajo los focos, su conferencia en el Parlamento británico sobre la diversidad o cómo asume los persistentes rumores sobre James Bond. PorJohnny Davis / FotografíasTom Craig / Styling: Catherine Hayward


1) Llega antes que nadie. Hoy, a Idris Elba lo van a fotografiar en el rascacielos londinense The Shard. Mientras el equipo de Esquire se reúne en una suite del hotel Shangri-La, en el piso 39, Elba ya está en el 31 (ha tenido reuniones aquí desde las ocho de la mañana). Tiene un montón de ellas. Se nota su cada vez más elevado perfil en Hollywood (tiene previstas cinco películas en 2016, incluyendo la última de la saga Star Trek, que se estrenará en septiembre en Colombia). Tiene su propia productora, Green Door Pictures, creada en parte para desarrollar ideas que Elba sentía que no estaban bien representadas en la pantalla y en parte para mostrar al mundo algo de sus pasiones personales, que son muchas.

En 2015, la serie Idris Elba: No limits mostró a este extrabajador de una fábrica de Ford conduciendo en rallies y practicando acrobacias aéreas antes de batir el récord de velocidad en tierra de Malcolm Campbell, a bordo de un Bentley Continental. Está lo ya mencionado de ser DJ, que le ha llevado de Glastonbury a Ibiza, y lo hemos visto en tarima apoyando a Madonna en el O2 Arena de Londres. Hay una colección en marcha de “álbumes de música de sus personajes”, que hasta ahora incluyen Murdah Loves John (el álbum del personaje John Luther) e Idris Elba Presents Mi Mandela, con música inspirada en sus papeles en la pantalla como John Luther y Nelson Mandela (en la película de 2013 Mandela: del mito al hombre). También diseña una línea de ropa para la  marca Superdry, contribuyó con una receta para un libro de cocina fácil de su amigo Jamie Oliver, boxeó para Sport Relief, leyó un poema de Edgar Guest para el equipo olímpico británico, promocionó Sky TV y las bebidas Purdey’s, representó un asalto estilo Swat para un anuncio del videojuego Tom Clancy’s Rainbow Six Siege y codirigió un videoclip para sus amigos de Mumford & Sons.

En 2013 escribió y dirigió su propio drama televisivo, The Pavement Psychologist. Pensó el guion mientras pasaba horas siendo maquillado para Mandela... En enero, la Cámara de los Comunes le dio una ovación de pie tras un discurso sobre la ausencia de diversidad en el cine y la televisión. Antes de eso, la reina le otorgó la Orden del Imperio Británico. Incluso aquellos días en los que trata de dormir más de cuatro horas, no puede. Considera que incluso la procrastinación es mejor que perder el tiempo durmiendo. 

Si la fama y el dinero le han traído a Elba muchas oportunidades, también le han acarreado algunos disgustos. El primero de la lista es ese persistente rumor de que será el próximo James Bond, un rumor que, para ser sinceros, tiene cierto sustento, teniendo en cuenta que lo empezó Daniel Craig y lo avaló Amy Pascal, el por entonces jefe de Sony Pictures, cuyos correos electrónicos privados se hicieron públicos tras el hackeo de Wikileaks a Sony en 2014 (Sony hace las películas de Bond). Desde entonces, todo el mundo, desde Kanye West hasta el guionista de The Wire, David Simon, han dado su opinión al respecto.

“James Bond es un papel hecho para un actor británico, y no vas a encontrar a uno con el talento de Idris… Un James Bond negro puede ser visionario, sin duda”, dice West. “Que no sea ya James Bond es una completa falta de imaginación por parte de alguien”, dice Simon. 

El problema es que Elba no puede hacer mucho al respecto y está un poco harto del tema. “¿Por qué debería hablar de Bond?”, le espetó a un periodista de The Times en diciembre. 

Más recientemente, los medios lo han molestado un poco más. Horas antes de nuestro encuentro en The Shard, los tabloides habían publicado dos noticias juntas (Elba fotografiado saliendo de una discoteca de Nueva York con Naomi Campbell, y la reciente separación de la madre de su hijo Winston) y habían sacado sus propias conclusiones. Por eso hoy no está de buen humor. Está constantemente distraído con su iPhone. “Maldita sea”, murmura. En un momento, abandona la habitación durante una llamada complicada y que por lo visto tiene que ver con su deseo de llevar a Winston a ver a su abuela el fin de semana. “Aún así trato de mantener una jodida sonrisa en la cara…”.

La verdad es que lo intenta. Durante la sesión, charla con el fotógrafo de Esquire sobre actuación. “Meryl Streep: parece que estás viendo a alguien distinto cada vez”, dice Elba. Discuten sobre Kramer vs. Kramer. “Es como Beasts of  No Nation (2015) [la película de Elba sobre los niños soldados de África]. Yo tengo hijos. Cary [Fukunaga, el director] no quería que pareciera que estaba actuando. Y tú me preguntas si la presión de actuar es algo traumático. Es mi trabajo, es lo que amo hacer”.

Poco después dejo a Elba en un carro. Alguien lo señala y comienza a correr hacia él. “¡Tienes que ser James Bond!”, le grita. “Está bien”, dice, y cierra la puerta.

CATEGORÍAS
Edición Actual
Síganos
¿Nos busca? Aquí nos encuentra
© 2012 Todos los derechos reservados | Diseñado por OMEGA WEB SYSTEMS