LA REVISTA QUE SALVA AL HOMBRE
León Larregui: la historia de un solista

Zoé tendrá que esperar porque su vocalista tiene un nuevo disco: Voluma, el cual presentará en vivo el 28 de julio, en Bogotá. Por: Alberto Rojas Eguiluz. 


Página

ESQUIRE: Para Voluma, su segundo disco como solista, repitió el equipo de producción que realizó Solstis (2012), álbum que marcó su debut en solitario. ¿Cómo fue trabajar con ellos otra vez, en este nuevo proyecto?

LEÓN LARREGUI: Mira además la coincidencia: lo realizamos en el mismo estudio de París donde grabamos el anterior. Pero fue diferente. Mientras en Solstis nos ceñimos a la idea de no tocar nada electrónico, en Voluma nos dejamos llevar por los teclados, las cajas de ritmos y otros elementos. Eso hizo que las canciones fueran distintas. Y el tiempo también hizo lo suyo. 

ESQ: El paso del tiempo es importante...

LL: Sí, como te decía, fueron los mismos productores (Adanowsky y Rob Coudert), los mismos músicos, pero ya pasaron varios años, fue otro proceso, todo eso se manifiesta y se escucha.

ESQ: ¿Qué pasaba en su vida cuando componía este disco?

LL: Las letras de este álbum tienen relación con la nueva experiencia que estaba viviendo: el nacimiento de mi hijo. Todo lo que implica ser padre me daba vueltas por la cabeza: los miedos existenciales, lo que pasará con el mundo que le voy a dejar a mi hijo. Ese tipo de situaciones te convierten en un ser humano más consciente.

ESQ: ¿El ser padre ha cambiado su música? 

LL: No necesariamente, pero sí he cambiado yo como ser humano. Obvio, eso se verá reflejado en mis composiciones. El otro día hablaba con mis amigos y les contaba que antes de que naciera mi hijo lo más importante para mí era la música, y ahora es él. Mi compromiso con el arte continúa, mi alma y mi corazón están ahí, pero ahora de una manera muy distinta. 

ESQ: ¿Es diferente su proceso creativo al componer una canción para su banda, Zoé, y al crear una para sus discos en solitario?

LL: Es igual. La guitarra siempre viaja conmigo porque es la forma de mantenerme sano y no volverme loco. La agarro y con ella proceso todos los sentimientos y las emociones, ya sean euforias, cuestionamientos, tristezas o soledad. La guitarra es mi terapia y meditación. Mientras estábamos viviendo aislados en Nueva York, porque mi mujer es de allá, empezaron a salir estas canciones que me parecieron una nueva historia y un nuevo disco. Tenían coherencia entre ellas.

ESQ: ¿Qué música escuchaba mientras componía Voluma?

LL: Estaba oyendo mucho bolero, bossa nova, música cubana y andina, lo cual permeó las composiciones. Aunque también hay temas que salieron por sorpresa en este disco, el proceso fue un poco extraño. Yo no quería que el bolero o la bossa nova que escuchaba sonaran como tal; quería darles la vuelta. Eso fue lo interesante, tratar de mezclar estos sonidos con géneros que tienen una connotación más antigua y más clásica. 

ESQ: Pregunta obligada: ¿este disco significa que su carrera como solista tendrá el mismo peso que Zoé?

LL: En Solstis se abrió esa brecha personal y artística que necesitaba probar, era una confrontación y un reto íntimo. Fue una exploración total que me trajo mucho crecimiento. Yo le decía a la banda que de Solstis, me saliera bien o mal, iba a regresar un mejor León porque era un proceso que necesitaba vivir. Se abrió esa brecha y, con el embarazo de mi esposa, empecé a escribir nuevamente canciones muy personales que sentía que eran más mías que de Zoé. Como en 2017 se vienen los 20 años del grupo vi que se abría de nuevo una ventana del tiempo y me pareció lógico que el grupo sacara el disco de aniversario el próximo año, así que aproveché para hacer este material.

ESQ: Hablando de esas casi dos décadas de Zoé, que se consolida como una de las bandas con mayor repercusión en Latinoamérica, ¿cómo cree que lo han afectado los cambios de la música (industriales y técnicos) desde entonces?

Página
CATEGORÍAS
Edición Actual
Síganos
¿Nos busca? Aquí nos encuentra
© 2012 Todos los derechos reservados | Diseñado por OMEGA WEB SYSTEMS